Seguridad Privada: vital para las empresas en tiempos de Covid-19

El regreso de las compañías a las actividades laborales está cada vez más cerca, por lo que contar con elementos de seguridad privada será fundamental para prevenir la expansión del coronavirus.

Como sabemos, el nuevo coronavirus COVID-19 llegó para quedarse, por lo que hay que aceptar la situación y vivir con este nuevo virus. Es preciso adaptarse hoy más que nunca a las situaciones cambiantes, repentinas, pues los negocios y la economía deben seguir su curso, eventualmente.

Mientras se reabren los comercios y se “normalizan” con los cambios que están sucediendo en la forma en cómo trabajamos, las empresas deben confiar en sus socios de seguridad para que implementen los mecanismos necesarios, los controles, los procesos y los protocolos que nos sigan manteniendo seguros en nuestros puestos de trabajo.

Es muy importante que los equipos de seguridad de las empresas -quienes son el primer filtro para evitar la propagación de la enfermedad- tengan la capacitación adecuada, actualizada y basada en principios técnicos y científicos para evaluar los riesgos y, en su caso, establecer los mecanismos para permitir o denegar el acceso a las instalaciones a personas que potencialmente podrían diseminar el virus ante todo el personal de base.

Muchas empresas multinacionales se están apoyando en expertos en seguridad para establecer en conjunto “planes de contingencia” o “planes de sostenibilidad empresarial”, que integra a las áreas de seguridad, de recursos humanos, de logística y operaciones e incluso de la dirección general y que suelen aplicarse inmediatamente en caso de una emergencia importante.

Si una empresa no tiene un plan de este tipo, debe realizar una evaluación exhaustiva de todos los riesgos de inmediato, analizando el capital humano de la compañía, las subcontrataciones, la cadena de suministro, los clientes y el sector público en general.

De acuerdo con la evaluación de riesgos, la empresa debe responder a cuestiones relacionadas con el espacio de oficinas, los planes de producción, las adquisiciones, el suministro y la logística, la seguridad del personal y el capital financiero, así como organizar otros aspectos relevantes relacionados con los planes de emergencia y la división del trabajo.

Es importante recordar que los elementos de seguridad privada juegan un papel fundamental en el combate a la expansión del coronavirus. No es sólo revisar la temperatura de la gente que ingresa a las instalaciones o recordar la prohibición del saludo físico, es en esencia, el escudo frontal que permite la continuidad del negocio, del que dependen cientos o a veces, miles de familias.

El COVID-19 representa un desafío más a la seguridad del país y es un nuevo enemigo público que por ningún motivo debe permitírsele ingresar a nuestras organizaciones.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *